La existencia de mejores proyectos nos permitirá elevar el nivel profesional de la gestión  y una mayor integración de las políticas empresariales y/o de los organismos competentes.

El diseño del proyecto es el proceso de elaboración de la propuesta de trabajo de acuerdo a pautas y procedimientos sistemáticos, un buen diseño debe identificar a los beneficiarios y actores claves; establecer un diagnóstico de la situación problema; definir estrategias posibles para enfrentarla.